Pasar al contenido principal

Main Area

Main

Gabriel "Conejo" Jolivet: guitarrista de grandes guitarristas

Conejo Jolivet portada

Entrevista: Luis Mojoli
Foto portada: Mauro Valentini

Gabriel “Conejo” Jolivet es el histórico guitarrista de Los Redondos. Tocó también con Pappo’s Blues y llevó adelante Dulces 16 en los '80. Además, compartió escenario con BB. King tocando con Pappo’s Blues y Dulces 16. En la actualidad se encuentra abocado a la reedición de una grabación de Tao de King, grupo que integró 14 años atrás cuando vivía en España. El material verá la luz antes de fin de año a través del sello Fonocal, con gráfica de Rocambole. Un diálogo con un referente nacional de la guitarra.

Insam

Fuiste guitarrista con apenas 20 años de dos bandas con grandes guitarristas: Skay (Los Redondos) y Pappo (Pappo’s Blues). ¿Cómo fue esa relación musical?
En ese momento Skay no era un gran guitarrista, era más bien rítmico con limitaciones. Pappo sí era un capo total. La relación musical fue buena con los dos. Uno adoptaba las formas que tenía que adoptar. Con Skay tenía que hacer de primera guitarra y slide y él hacía la rítmica. Después entró León Vanella, El Blusero, y yo tocaba más el slide y punteaba más León, porque tocaba mejor que yo. Él tenía 28 años y yo 20. A esas edades es muy grande la diferencia en cuanto a experiencia y práctica. La relación musical fue excelente. Mientras duró fue maravillosa.

¿Qué destacarías de Pappo y Skay?
Pappo es el referente más grande de la guitarra eléctrica en Argentina. Un guitarrista que tocaba al nivel de los guitarristas norteamericanos e ingleses. Es la síntesis del estilo de blues y rock. Aparte nunca se rindió: siempre siguió sacando discos. Le fuera mal o bien, su carrera siempre siguió. Es el que nos enseñó a tocar a todos en Argentina y tenía un nivel muy por encima de todos los demás en su época y después. De Skay, cuando lo conocí, ya era el director de la banda. Quizás no tenía tantas armas en la parte técnica pero sí mucha voluntad. Después, cuando lo volví a encontrar en el año 90, había grabado La Mosca y la Sopa y no podía creer cómo había aprendido a tocar la guitarra, porque antes no sabía tocar. Cuando lo conocí solo rasgueaba y hacía algún riff y ahora es un excelente guitarrista.

Con Skay

Con Skay y Los Redonditos de Ricota, en Huracán.

¿Qué te dejó musicalmente Pappo’s Blues y Los Redondos?
Pappo’s Blues, un enorme legado. Una reafirmación por los gustos por la guitarra, por el blues negro, Jimi Hendrix, Johnny Winter, el propio Pappo. El hacer uno acá su propio melange del asunto. Y Los Redondos me dejaron menos en la parte musical. No comparto mucho su gusto, son más pop, ¿viste? Hay algunos temas que son heroicos y me gusta tocarlos; otros son oscuros, cosa que no comparto. Hay canciones maravillosas de Los Redondos, igual, pero hay otras que no me gustan tanto. De Pappo’s Blues me agrada todo. Aprendí de los dos, ambos me dieron lecciones y los respeto mucho. Son una influencia muy grande.

Con Pappo

Con Pappo

¿Cómo era tocar con los Dulces 16 en una época donde pensar distinto era sinónimo de estar detenido?
Y… Eran los años de plomo. Andabas por la calle y te llevaban preso por portación de juventud. Era espantoso. Llegó un momento que ir al centro era imposible. Era tocata y fuga. Yo organizaba porque había aprendido con Los Redonditos la parte ejecutiva de autogestión y alquilaba los teatros. Había una mafia que si no estabas con ellos terminabas en cana. Era denso.

Dulces 16

Con Dulces 16, en1980.

¿Cuál fue tu primera experiencia en estudio? ¿Cómo fue grabar el álbum de Dulces 16, en una época en la que no existía el Pro Tools?
Mi primera experiencia en estudio fue en Music Hall con La Blues Banda con León Vanella (el Blusero), grabamos: "El lugar mágico" y “Nacido para vagar”. Ciro Fogliatta tocó el Mellotron y el piano Fender. Después grabé con Dulces 16 un demo en Del Cielito. A David Lebón le gustaba la banda y nos quería producir. En ese momento era bastante amateur todo, recién se estaba armando el estudio. Gustavo Gauvry y David se habían asociado, entonces nos pusimos a grabar ahí y se complicó por problemas con el cantante de la banda. Terminamos haciéndolo en ION en forma independiente. Grabar en Pro Tools no me gusta. Prefiero el sonido analógico.

¿Cuáles son tus referentes de la guitarra? ¿Qué es lo que aprendiste o incorporaste de ellos en tu forma de tocar?
Hay bastantes: Freddy, Albert y B.B. King; Hendrix, Johnny Winter, Eric Clapton, Mick Taylor y Peter Green. Stevie Ray Vaughan, por supuesto. Todos los violeros negros, el disco de Howlin' Wolf, London Sessions, es como La Biblia. Aprendí casi siempre cosas bluseras y muchos riffs desde chiquito, muchos con Pappo. Santana me gusta mucho, lo vi cuando vino la primera vez. Ritchie Blackmore de Deep Purple, Jimmy Page de Led Zeppelin, David Gilmour (Pink Floyd). En cuanto a guitarristas locales, Héctor Starc es otra influencia; lo conocí desde chico, trabajaba al lado de casa. Spinetta, David Lebón con Polifemo. Willy Gardi de El Reloj, muchos. Yo era amigo de Julio Soto y Pino Marrone, que fue otra gran influencia. ¡También aprendí mucho con el Winco!

Gran Rex BB. King

Dulces 16 con B.B. King en el Gran Rex

¿Qué temas disfrutabas más tocar con los Redondos y con Pappo's Blues? ¿Qué guitarras usabas para esos temas?

Con los Redondos me encantaba tocar, porque Skay me permitía hacer los solos y dejaba que no copiara, improvisara; hay un solo de Tito Fargo, el de “Jijiji”: la gente está muy acostumbrada a escucharlo tal cual, a mí no, me daban piedra libre, me encantaba ver la cara de desconcierto del público. Era el último tema en ese contexto, como el summum musical. ¡Terrible! Con Pappo, "Sucio y desprolijo" es lo que más me gustaba tocar. Con los Redondos en Racing usé una Fender Stratocaster 1979, en Huracán una Gibson SG 69 Special, con micrófonos P 90, siempre con pedal Ibanez Tube Screamer y wah wah. Con Pappo's Blues, la Fernandes con 3 micrófonos Lipstick originales del 59´ y la Gibson SG 69. Además de "Sucio y desprolijo", "Desconfío" era otra que disfrutaba tocar. Incluso de gira me dejaba hacer solos, pero después había consecuencias. Pappo se ponía celoso.

¿Podés describir el método de Berklee que te enseñó Edelmiro Molinari?
Es un método muy simple, sobre todo la parte de posicionamiento de las manos en la guitarra. Era muy bueno, te hace arquear muy bien los dedos, apoyar el pulgar y no la palma en el diapasón, ni adelante ni atrás. Esa posición me quedó para toda la vida y me ayudó mucho. Después estaban los ejercicios del método del italiano Abner Rossi: eran para púa y rítmicos, consumí un poco de eso. Edelmiro cuando me vio me dijo: “A vos, para tocar blues, ¿quién te gusta? “Pappo”, le dije, y su cara demostró que no esperaba esa respuesta.

Conejo Jolivet

¿Algún otro libro?
También usaba el adiestramiento elemental de músicos de Paul Hindemith, que era rítmico. Uno cuando estudia, el problema es el matete matemático, que te hace pensar que es difícil. Tendría que ser más intuitivo, no leés porque te asustan. Los que sabían leer música, en general, me robaban yeites, es una cuestión de práctica. Me ayudó mucho aprender los modos griegos, el desarrollo por acordes, que de vez en cuando olvido y tengo que refrescar. Te abre la cabeza.
Después, fui muy autodidacta para aprender a tocar. Desde hace unos 35 años, decidí tocar con los dedos, porque tenés mucho más sonido. Mark Knopfler y Jeff Beck tocan de esa forma. Sigo practicando con la púa, para no perder la cancha, pero toco con las manos, sin contar la técnica del chicken picking, del sonido negro o country americano.

Conejo 2014

Tocando en vivo, año 2014

¿Es verdad que Pappo te fue a buscar para tocar con Riff?

Yo le recomendé a Boff, pero una vez él perdió la cédula y me llamó Pappo para remplazarlo por ese motivo. Teníamos que tocar en Uruguay, me subieron al micro, pasamos por lo de Robertone a retirar el sonido que era para 500 personas, y escuché Ruedas de Metal en un walkman en el viaje. Hacía mucho frio en el micro y a Pappo se le ocurrió tapar las salidas de la calefacción con papel de diario y, obvio, se prendieron fuego. Se llenó el micro de humo. Él y el manager, Mundy Epifanio, pararon un micro y se fueron, nos dejaron esperando al resto. Cuando llegamos, el show era en el estadio abierto de Peñarol. La falta de volumen nos trajo cierto rechazo, pero Vitico empezó a hacer sus clásicos movimientos, yo me sumé y salimos airosos.

Compartiste escenario con B.B. King en el Gran Rex. ¿Cómo fue esa experiencia?
La primera vez que conocimos a B.B. King fue en el hotel Bauen en los '80 con Dulces 16. Compartimos mesa, él tomó un té y nosotros tomamos un vino y comimos fondue. Después, en 1993, tocamos con Pappo’s Blues. Fue maravilloso, imagínate. Una noche atrás de otra a sala llena con B.B. King. No recuerdo si antes de tocar o después, le daba la mano a todo el mundo. Yo aproveché a dársela todos los días. Una de esas noches me dice: “¿Todas las noches me vas a dar la mano?” Le contesté: “Sí y no me la voy a lavar más!" (risas).

Conejo2

Con sus guitarras

¿Cuál es la génesis de Tao de King y qué relación tiene con la filosofía de vida Tao?

Lo que estamos por editar en Fonocal es a Tao de King, una banda de hace 14 años atrás, cuando estaba en España, donde participa Gonzalo Palacios (saxo), Lucas Frasca en teclados, piano y hammond, Peter Kunst (voz, batería, saxo, teclados, grabación y masterización). También está Luis Mayol en voz y bajo. Yo cedí en editarlo, ante la insistencia de Piero Carpin de Fonocal. Lo entregamos todo armado, con la gráfica de Rocambole. Estas épocas, destruyen al disco, pero algunos seguimos conservando el espíritu de los álbumes.

Tao De King

El disco de Tao De King, con arte de tapa a cargo de Rocambole

¿Qué proyectos tenés a futuro?
Seguir tocando con amigos, con Guerrero Blues, que era de La Pesada del Blues. Él canta, compone y toca la guitarra. Yo canto menos, compongo y nos entendemos. También están Dani Chusit en bajo y en la batería, Tiki Suarez. Además estamos trabajando con Mauro "Koala" Valentini, ingeniero que está cableando toda una habitación de mi casa para poner un control con computadora, monitores (sonido y vídeo), pre amplificadores Telefunken de los años '60 para una grabación de no muchos canales y más.

Lo vas a equipar bastante, me imagino.
Sí, voy a tener mucho equipamiento vintage: placa RME UFX, limitador, Fairchild 663 DBX 160 de agujas, ADR Compex y ecualizador paramétrico, para luego pasarla por dos Pultec originales viejos y terminar la mezcla en una consola Phillips cuadrafónica de 24 canales A4 A2, que estaba en la compañía Polygram. La idea es ir grabando, invitando amigos para que participen y dando forma a este nuevo material. Por otro lado, Peter Kunst y Luis Mayol en España siguen generando material, lo que no hace que no se descarte un segundo disco de Tao de King.

Insam

 

Te recomendamos

2019 Recorplay Música. Todos los derechos reservados.